miércoles, 9 de abril de 2014

Estoy embarazada, debo modificar mi alimentación?

Una de las etapas más especiales de la vida de una mujer es el embarazo. Durante esta época, la futura mamá debe cuidar tanto de su salud como la del bebé que está en camino. Dado que en este periodo debe "comer por dos", en el post de esta semana intentaremos responder a la pregunta: ¿qué comer durante el embarazo?

Está claro que durante el embarazo, las necesidades nutricionales cambian, por lo que se deben seguir unas recomendaciones dietéticas adaptadas a esta etapa para cubrir los requerimientos de la madre y del feto, pero también para asegurar el correcto crecimiento y la buena salud del futuro bebé.

Es por esto que se recomienda un aumento de peso entre 6 y 12 Kg durante toda la gestación. A lo largo del embarazo no deben realizarse dietas excesivamente pobres en calorías, ya que éstas predisponen a un aumento de la formación de cuerpos cetónicos que, en exceso, pueden provocar daños neurológicos en el feto. Así, la dieta durante el embarazo debe ser equilibrada, tanto en cantidad como en calidad, para conseguir mantener un buen estado nutricional.

Durante el embarazo se producen una serie de cambios fisiológicos que dan como resultado un aumento de los requerimientos nutricionales para poder cubrir las necesidades del feto y de la madre.

Entre los nutrientes más importantes para un buen desarrollo del embarazo, encontramos nutrientes indispensables que no pueden faltar para evitar malformaciones, como el ácido fólico, el yodo y el hierro; pero también son necesarios los ácidos grasos esenciales omega-3, en especial el DHA, el calcio o las vitaminas, entre otros.

- ÁCIDO FÓLICO (VITAMINA B9)
Esta vitamina se considera indispensable para evitar malformaciones en el feto, ya que es necesaria para la correcta formación del sistema nervioso del embrión.
El déficit de ácido fólico durante la gestación radica en un mayor riesgo de aborto, malformaciones como espina bífida o labio leporino, bajo peso del recién nacido y anemia megaloblástica en la madre (mayor en el tercer trimestre del embarazo).
Podemos obtener ácido fólico a partir de de verduras y hortalizas de hoja verde (acelgas, espinacas o escarola), legumbres (judías) y frutos secos (avellanas y almendras), aunque durante el embarazo suelen acompañarse de suplementos externos de ácido fólico.
Siempre que sea posible, estos suplementos deberían empezar a tomarse al menos un mes antes de la concepción porque el sistema nervioso del bebé empieza a formarse pocos días después de la fecundación.
Se calcula que la ingesta de 400 mg diarios de ácido fólico durante la etapa preconcepción y 200 mg durante el primer trimestre del embarazo, ayudan a prevenir malformaciones del tubo neural. La suplementación  durante los siguientes seis meses de embarazo y también durante la lactancia actúa de forma preventiva contra la anemia.

- YODO
Es un nutriente básico para el correcto desarrollo neurológico del feto y su ingesta debe aumentarse en el embarazo, ya que su déficit puede provocar cretinismo, retraso mental, malformaciones congénitas o abortos.
Durante el embarazo se producen muchas hormonas necesarias para el desarrollo neurológico del bebé, para cuya producción se necesita un aporte superior de yodo. Con el tiempo, el embrión también sintetizará sus  propias hormonas tiroideas y también necesitará el yodo que obtendrá a través de la madre.
Podemos encontrar yodo en alimentos como el pescado, marisco y productos lácteos. La sal yodada es una fuente muy valiosa de este nutriente, pero hay que controlar su uso, porque durante el embarazo debemos restringir el consumo de sal.
Es necesario suplementar la dieta de las embarazadas con 200 mg al día de yodo (incluso antes de estar embarazada) para adquirir unas reservas adecuadas para el momento de la concepción.

- HIERRO
El hierro es un elemento imprescindible para que los glóbulos rojos puedan transportar el oxígeno a través de la sangre. En esta etapa de la vida de la mujer la pérdida de hierro  no se debe a la menstruación, pero el feto quien requiere una gran cantidad de este nutriente. Aunque el organismo dispone de reservas de hierro en el hígado, el bazo y la médula ósea, en la etapa de gestación las necesidades aumentan y estos depósitos suelen agotarse; y es muy frecuente que se genere un déficit entre la cantidad de hierro ingerida en la dieta y la que el organismo requiere, porque en el embarazo se incrementa también el volumen sanguíneo y la cantidad de glóbulos rojos de la madre.
Todos estos factores aumentan en gran medida la incidencia de anemia durante el embarazo y especialmente a partir del segundo trimestre suele ser recomendable un aporte extra de hierro en forma de suplemento nutricional. Es importante recordar que la absorción del hierro de legumbres y vegetales mejora acompañándolos de alguna fuente de vitamina C (naranjas, mandarinas o limones) y que si tomamos infusiones (té o café) es recomendable distanciarlas al menos una hora de las comidas principales, porque disminuyen la absorción del hierro de los alimentos.

- DHA (OMEGA-3)
Un tipo de Omega-3 que resulta clave para el buen desarrollo del feto así como para la salud de la madre es el DHA.
El ácido graso DHA se acumula en el cerebro y la retina del feto, interviniendo en el correcto desarrollo visual y cerebral del bebé. También favorece un buen peso del recién nacido y disminuye el riesgo de partos prematuros.
En el caso de la futura mamá, disminuye el riesgo de padecer hipertensión y preclampsia durante el embarazo y se asocia a una menor incidencia de depresión postparto.
Es esencial el aporte de DHA durante todo el embarazo, pero se recomienda empezar antes de la concepción para aumentar tus reservas y continuar también durante la lactancia.
Se estima que se necesitan  200 mg diariosde DHA, que pueden obtenerse aumentando el consumo de pescado  azul, nueces, algas o vegetales de hoja verde.

- CALCIO
Durante la gestación se necesita un importante aporte de calcio, por lo que se debe aumentar el consumo de lácteos. Es recomendable elegir productos desnatados o semidesnatados que aportan los mismos nutrientes y menos grasa saturada que los enteros.

- VITAMINAS
Aumentar el consumo de frutas y hortalizas es recomendable para cubrir el aumento de las necesidades de vitaminas y minerales en el embarazo.


La correcta nutrición puede hacerse dificultosa en algunas etapas del embarazo, como al inicio de éste, cuando se presentan náuseas y vómitos. En estos casos, debes reducir el volumen de los alimentos, tomándolos en pequeñas cantidades y evitando mezclar los líquidos con los sólidos. Come menos cantidad pero más veces y evita los alimentos ricos en grasa. Si padeces acidez, evita comer en las horas previas a acostarte, y si sufres estreñimiento procura beber mucho líquido y consumir alimentos ricos en fibra (vegetales, frutas, cereales integrales).

Aún así, resulta complicado que en una etapa donde los gustos y apetencias varían y donde aparecen las náuseas, los vómitos o la acidez y las digestiones pesadas, podamos adquirir las cantidades diarias recomendadas de cada nutriente únicamente a partir de la dieta. Es por eso que son necesarios en muchos casos los suplementos nutricionales.

Por norma general, los suplementos nutricionales para el embarazo contienen ácido fólico (vitamina B9),  vitamina B12 y yodo. Algunos más completos añaden otras vitaminas del grupo B (B1, B2, B3, Ácido Pantoténico, B6, Biotina), vitamina C, Hierro, Zinc y ácidos grasos Omega 3.
La forma de tomar estos suplementos nutricionales consiste básicamente en ingerir un comprimido media hora antes de una comida, una o dos veces al día, en función de la composición. Debido a las molestias típicas del embarazo, sobre todo cuando contienen DHA extraído de pescado, estos complementos pueden ocasionar ciertas molestias gastrointestinales. Si es tu caso, puedes reducir dichas molestias  tomando el comprimido durante las comidas.

Tan pronto como se tenga conocimiento del embarazo es importante acudir al ginecólogo para que nos indique que tipo y dosis de suplemento será más adecuado a nuestra situación. En nuestra farmacia y tienda online puedes encontrar gran variedad de suplementos que te ayuden a cubrir la cantidad diaria recomendada de todos los nutrientes esenciales para el embarazo. No dudes en consultarnos!!

Y lo que es más importante aún, para detectar lo antes posible cualquier tipo de carencia es muy importante que no descuides el seguimiento médico ni las analíticas durante el embarazo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

No te cortes!! Déjanos tu opinión!!