miércoles, 23 de abril de 2014

Dermatitis de pañal: cómo prevenirla y tratarla?

La dermatitis de pañal es una de las molestias más recurrentes en los bebés. Aunque no se trata de un problema grave, sí que puede dar lugar a un fastidioso episodio que genera bastante disconfort en el bebé y ansiedad en los padres, que no siempre saben cómo abordar este problema,  siendo éste un motivo frecuente de consulta al pediatra y al dermatólogo.
En el post de hoy te explicamos un poco más acerca de los tipos más comunes de dermatitis de pañal que solemos encontrar con frecuencia y cómo abordarlos y prevenirlos.

La piel del culito del bebé es extremadamente sensible y delicada, por lo que el roce con el pañal, la humedad o el contacto con heces y orina pueden causarle irritaciones. Los pañales evitan que las heces y la orina del bebé se escapen, pero las mantiene cerca de la piel creando un ambiente patógeno que acaba provocando en algunos casos la llamada dermatitis del pañal.

Al hablar de dermatitis de pañal hacemos referencia a un cuadro clínico que puede ser originado por diferentes causas, siendo la más frecuente la dermatitis de contacto irritativa, que afecta a más del 25% de los niños con pañal, pero podemos distinguir distintos tipos de dermatitis de pañal:
  • La dermatitis de contacto irritativa se produce por un efecto irritativo directo de las heces y orina. Se manifiesta en forma de eritema, a menudo con maceración, erosiones y, en algunos casos, ulceración. Suele respetar los pliegues cutáneos, afectando a genitales externos, nalgas, parte superior de los muslos y zona abdominal inferior.
  • Existe una dermatitis de pañal secundaria a la infección por Candida albicans, frecuente en niños que han sido tratados con antibióticos de amplio espectro o que presentan diarrea. El cuadro suele iniciarse con maceración de la zona perianal, y luego aparecen placas eritematosas con descamación, pápulas y pústulas. Aquí sí que se puede afectar el fondo de los pliegues inguinales, aunque la distribución de las lesiones es similar a la dermatitis irritativa.
  • La dermatitis seborreica del lactante aparece de forma precoz en el primer mes de vida y también puede ocasionar una dermatitis del pañal, con erosiones y eritemas. La clave diagnóstica se basa en la presencia de lesiones típicas de dermatitis seborreica en otras zonas del cuerpo de forma simultánea.
  • La dermatitis alérgica de contacto, a diferencia de la dermatitis irritativa, está producida por sensibilización a alguno de los componentes utilizados para el cuidado de la piel. Este tipo de alergias no son frecuentes a edades tempranas, pero también hay que tener en cuenta esta posibilidad ante una dermatitis de pañal común que no se controle con el tratamiento habitual.


Tras este repaso por las clases más frecuentes de dermatitis de pañal, hemos de considerar que la clave para evitar complicaciones está en la prevención. Así, podemos seguir ciertas pautas para intentar reducir la aparición y desarrollo de dermatitis de pañal:

- Hay que mantener la piel del bebé lo más limpia y seca posible para evitar la humedad y el mantenimiento de la irritación.
- Cambiar el pañal con frecuencia: siempre que tenga el pañal sucio, habrá que cambiarlo lo antes posible, para evitar que las heces o la orina puedan irritar o contaminar la zona irritada de la piel del bebé.
- Es bueno dejar al bebé sin pañal unos minutos entre los cambios de pañal para favorecer la aireación.
- Evitar poner el pañal demasiado ajustado. Para ello, se debe evitar apretar demasiado el pañal cuando lo coloquemos, para que con el roce no le irrite más la zona. Otra buena recomendación es utilizar pañales de una talla más grande, para que estos le queden holgados.
- Sí el bebé tiene la piel muy sensible, puede ser útil aplicar una pomada protectora con el cambio del pañal, pero no todos los bebés la necesitan ni en todos los cambios de pañal. Se deben emplear cremas protectoras que aportan propiedades hidratantes, emolientes y lubricantes, creando una capa protectora sobre la piel.
- Hay que prestar especial atención a la higiene cutánea de la zona para prevenir ante la dermatitis del pañal, realizando el lavado con agua tibia o con un jabón adecuado (mejor pH neutro o ligeramente ácido) con propiedades humectantes, cada vez que se cambia el pañal, sin dejar restos del mismo y secando todo muy bien. Cuando le sequemos la piel, habrá que hacerlo con una toalla muy suave o a pequeños toquecitos, para no irritar más la piel.
- Cuando le limpiemos la zona no hay que utilizar toallitas húmedas ni jabones que contengan alcohol o perfumes y puedan irritar más la piel y producir escozor al bebé.
- No usar polvos de talco.
- Una última recomendación: al lavar la ropa del bebé aclara adecuadamente cualquier resto de jabón y evitar suavizantes o aditivos con perfumes, que pueden irritar la piel del bebé.

Si tu bebé ya presenta dermatitis de pañal, además de seguir los consejos anteriores, conviene adoptar medidas específicas en función del tipo de dermatitis de pañal que se presente:

* Es muy recomendable la utilización de cremas protectoras específicas para las dermatitis del pañal. Estas cremas tienen un efecto “barrera” que protegen de la humedad del pañal y una serie de componentes que hacen que la irritación se cure antes porque ayudan a la cicatrización de la zona de la piel afectada.
* En el caso de una dermatitis irritativa, de manera precoz puede ser suficiente la utilización de cremas barrera que contengan óxido de zinc o dióxido de titanio. Pero en estadíos avanzados de la dermatitis, será necesario consultar con el pediatra para elegir un tratamiento más potente: una crema de hidrocortisona 0,1% dos veces al día durante unos pocos días puede mejorar el cuadro.
* Si la Candida está presente en la lesión, tendremos que combinar con antifúngicos tópicos, como miconazol o ketoconazol, manteniendo siempre las pautas de prevención e higiene ya comentadas y supervisado por el pediatra o dermatólogo.
* Es preciso recordar que no se deben utilizar cremas con antibióticos, antifúngicos o corticoides ante la dermatitis del pañal, al menos que el pediatra o dermatólogo así lo indiquen.

Y tus peques, ¿han sufrido o sufren de dermatitis de pañal? Anímate a contarnos vuestra experiencia en los comentarios del post ;)


Feliz semana!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

No te cortes!! Déjanos tu opinión!!