miércoles, 30 de abril de 2014

Esta primavera, mantén tu celulitis a raya!

La celulitis es la acumulación de tejido adiposo en determinadas zonas del cuerpo, formando nódulos de grasa localizados. De forma habitual, cada año llegan determinadas épocas en las que intentamos ponerle remedio a este problema estético, tanto para que no vaya a más como  para intentar erradicarlo. Aunque nuestros intentos no sean todo lo eficaces que nos gustaría, es verdad que el cuerpo lo agradece, aunque solo nos preocupemos en algunas épocas del año.
En nuestro post de esta semana, analizaremos las causas de esta afección tan común en la mayoría de mujeres y, sobre todo, como podemos combatirla.

La celulitis es un desorden funcional y estético producido por una acumulación de grasas, líquidos y toxinas en ciertas partes del cuerpo, siendo más frecuente su aparición en muslos,  glúteos y abdomen.
Dicha acumulación de células grasas originan lo que llamamos piel de naranja: la celulitis es una acumulación subcutánea de grasa que adquiere  aspecto similar a la piel de la naranja.
La terminación de esta palabra, "itis", podría hacernos pensar que es originada por una inflamación. Sin embargo, esto no es del todo cierto.

La celulitis es causada por diversos motivos, entre ellos, los cambios hormonales, obesidad, poco ejercicio, una dieta desequilibrada  y también influyen factores hereditarios.
Se origina por un aumento de la actividad del tejido adiposo y una mayor retención de agua, grasas y toxinas en el espacio intersticial, asociada a trastornos circulatorios y a la degeneración de fibras de colágeno del tejido conjuntivo subcutáneo.
Como consecuencia de lo anterior aparecen zonas sobreengrosadas, con un aumento del grosor y de la sensibilidad de la piel, hipotermia y disminución de la movilidad cutánea.
La celulitis puede afectar a piernas, glúteos, brazos, pecho, muslos, caderas y abdomen.

Podemos clasificar los distintos tipos de celulitis en base a diferentes criterios, si bien lo más frecuente es la aparición de las manifestaciones clínicas de varios tipos al mismo tiempo.
Según la distribución de los depósitos de adipocitos, podemos diferenciar entre:
- Celulitis generalizada: Afecta a grandes zonas y genera importantes efectos deformantes. Suele ir asociada a obesidad y hábitos alimentarios altamente desequilibrados. Suele iniciarse en la pubertad.
- Celulitis localizada: Aparece en zonas determinadas del cuerpo. Puede iniciarse en la pubertad, pero su evolución depende de los cambios hormonales asociados a las etapas del ciclo femenino.
Si nos fijamos en el aspecto y consistencia de las zonas con celulitis, distinguimos entre:
- Celulitis blanda o flácida: El aspecto de la piel de naranja se observa a simple vista, sin necesidad de presionar. El tejido superficial afectado es poco consistente, esponjoso y móvil. No suele ser dolorosa y suele acompañarse de trastornos circulatorios. Suele aparecer en brazos, piernas y glúteos.
- Celulitis edematosa o acuosa: Menos  frecuente y de peor pronóstico, es debida a una elevada retención de líquidos. El tejido tiene aspecto hinchado y es doloroso cuando lo tocamos. Suele iniciarse en la pubertad y puede necesitar tratamiento médico.
- Celulitis compacta o dura: La piel aparece tersa y firme pero con un aspecto acolchado. Suele localizarse en la mitad inferior del cuerpo. Es la más común, y se inicia en la adolescencia. Su eliminación total es difícil.

Para poder corregir o mejorar la celulitis debemos actuar a varios niveles:
  • Alimentación:  

La celulitis puede combatirse con una dieta sana y equilibrada, compuesta por alimentos  tales como frutas, vegetales, fibra, pescado azul… y evitar otros como  dulces, carnes grasas, hidratos de carbono, trigo o conservas.
Evitar la cafeína, el alcohol, el tabaco y la sal. Igualmente es muy importante beber abundante agua, infusiones, caldos, zumos de frutas naturales (aproximadamente 2 litros diarios).
  • Estilo de vida sedentario:

Para una mayor prevención, el ejercicio es algo básico, ya que es un activador de la circulación y reductor de grasa.
Los mejores ejercicios físicos para reducir la celulitis son spinning, maquinas elípticas, caminar o correr, nadar, step, yoga, pilates y algunos ejercicios localizados como sentadillas, estocadas, zancadas, rutinas de tonificación de piernas y glúteos.
El ejercicio debe ser regular al menos 3 días a la semana y como mínimo 30 minutos. Lo más conveniente es combinar distintos tipos de ejercicios para trabajar todo el cuerpo, pero se pueden acentuar unos u otros según donde se tiene mayor problema de celulitis.
  • Cosméticos específicos:

Hoy en día existen gran variedad de productos en el mercado que se anuncian como anticelulíticos. Lo más recomendable es combinar tratamientos vía oral junto con tratamientos tópico, para aumentar la eficacia y la rapidez del tratamiento.
La mayoría de los componentes de los anticelulíticos, van encaminados a eliminar los cúmulos de grasa, facilitar la eliminación de líquidos y recuperar esa capa de la piel que está dañada.
Existen muchos componentes derivados de las plantas que cumplen esas funciones, pero hay que tener cuidado con algunos de ellos. Por ejemplo, aquellos anticelulíticos que contienen cafeína como quemagrasa están contraindicados en mujeres embarazadas.  El fucus es otro componente habitual utilizado como quemagrasa y tiene el inconveniente de ser un alga rica en yodo. Esto puede provocar trastornos en paciente tiroideos.
Para recuperar esa zona de la piel que está dañada es muy importante una hidratación regular. Dentro de los anticelulíticos existen algunos que tienen Centella asiática que es una planta con propiedades para combatir la celulitis y capacidad de generar colágeno, con lo cual mejora enormemente la apariencia de la piel.

Un buen masaje enérgico en la zona afectada puede ayudarnos a combatir las tres causas que provocan la piel de naranja. Al masajearnos la zona ayudamos a mejorar el drenaje del tejido y reducir la retención de líquidos localizada en esa zona, al tiempo que aumentamos la temperatura local y acentuamos la quema de grasas que se han ido acumulando, y por último, con el movimiento ayudamos a mejorar la circulación de las piernas.
1. Primero empieza con un movimiento recto hacia arriba, desde los tobillos a la cadera. Con esto mejoramos el drenaje linfático y ayudamos a disminuir la retención de líquidos.
2. Con ambas manos, pinza delicadamente la piel en dos puntos distintos, separados un palmo aproximadamente, y retuerce suavemente la piel. Este movimiento ayuda a disminuir la acumulación de grasas.
3.  Masajea suavemente sin seguir un patrón, simplemente ve moviendo tus manos a lo largo de los muslos y activando la circulación y dándole temperatura a la zona.
4. Por último, repite el primer movimiento ascendente, así favorecerás la circulación y el drenaje de líquidos.
Es mejor realizar el masaje por la noche, sin olvidar ninguna parte del cuerpo. También puedes realizar el masaje a los brazos, pero en ese caso, la dirección que debes seguir es hacia abajo, del hombro a la mano. Si no somos constantes para realizarlo cada día, es recomendable hacerlo un par de veces por semana.

Y queremos terminar con algunos consejos que, si bien ayudan a no acentuar más el problema de la celulitis, muchas veces no caemos en la cuenta de su influencia a la hora de agravarlo:
-          - Evitar prendas ajustadas que impidan la correcta circulación.
-         -  Evitar situaciones de estrés, ansiedad, cambios bruscos de peso.
-         -  Evitar baños de sol intensos y sin protección y las duchas y baños con agua muy caliente.
-    - Limpiar la piel con un jabón suave y masajear con un guante de crin previamente a la aplicación del tratamiento.
-         -  La aplicación previa de un preparado exfoliante optimiza la penetración de los principios activos reductores y permite una mayor oxigenación de la piel. Está comprobado que el uso de un exfoliante antes de aplicar el anticelulítico aumenta la eficacia del segundo hasta en un 40%.

Por último, recuerda que no existen tratamientos milagrosos: hay que ser constante con el tratamiento y además del tratamiento hay que cambiar el estilo de vida (ejercicio, alimentación, masajes…).

Desde Farmacia Bulevar te animamos a que plantes cara a tu celulitis ahora que llega el buen tiempo. Para ello, puedes aprovechar nuestras increíbles ofertas en anticeluliticos, o echarle un vistazo a las novedades de esta temporada en nuestra tienda online.
Feliz semana!




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

No te cortes!! Déjanos tu opinión!!