miércoles, 5 de noviembre de 2014

Patologías bucales más frecuentes

La boca es una de las aberturas corporales que nos comunican con el exterior, por lo que es un espacio muy vulnerable a las agresiones por ser la vía principal de entrada para casi todas las enfermedades que afectan al ser humano.

Es por ello que la boca juega un papel fundamental en nuestra salud y bienestar. Queda clara la importancia de mantenerla en óptimas condiciones de salud, incluyendo también la salubridad de los dientes: estructuras orgánicas más susceptibles de sufrir padecimientos a causa de las condiciones del medio y la mala higiene.

Esta semana, en el blog de Farmacia Bulevar, queremos hacer un repaso por las patologías más frecuentes que afectan a nuestra salud bucal, para que seamos capaces de reconocerlas, prevenirlas y tratarlas correctamente.

Así, entre las alteraciones bucales más comunes encontramos:

Caries - Caracterizada por la destrucción de los tejidos del diente, como consecuencia de las desmineralización provocada por los ácidos que genera la placa bacteriana.
Las bacterias fabrican ese ácido a partir de los restos de alimentos que se quedan expuestos.

La caries dental también está asociada a técnicas de higiene deficitarias, el uso de pastas dentales inadecuadas, falta de cepillado dental, o a la realización incorrecta de los movimientos del lavado bucal. También presenta cierta etiología genética.

Su síntoma principal es una sensación dolorosa en los dientes, sobre todo tras consumir bebidas o alimentos dulces, fríos o calientes.


Sarro - Es una capa que se forma por la mezcla de restos de alimentos, sales minerales, desechos celulares y millones de bacterias que gradualmente se van adhiriendo a los dientes por falta de una higiene adecuada.

Además de ocasionar un problema estético, puede llegar a convertirse en un grave problema de salud, puesto que si no se elimina puede producir inflamación de las encías, mal aliento e incluso la pérdida de piezas dentales.


Gingivitis - Se debe a los efectos a largo plazo de los depósitos de placa bacteriana.
Dicha placa, junto con el sarro, irritan e inflaman las encías. Las bacterias y toxinas producidas por éstas hacen que las encías se infecten, se inflamen y se hipersensibilicen.

La gingivitis se caracteriza por síntomas como el sangrado de encías, inflamación de las mismas, encías sensibles al tacto y de aspecto brillante.


Periodontitis - Denominada también piorrea, afecta a las encías y a los ligamentos y hueso que sirven de soporte a los dientes. La pérdida de este soporte puede hacer que los dientes se aflojen y acaben cayéndose.

Se caracteriza por síntomas como mal aliento, dientes flojos, encías inflamadas, sangrado frecuente y sensibilidad de las encías al tacto.


Mal aliento - Las causas de la halitosis van desde la escasa higiene bucal hasta enfermedades relacionadas con el aparato digestivo, la nariz o la garganta.

El mal olor de la boca se produce por la descomposición bacteriana de restos de alimentos, saliva, células de la mucosa oral o sangre, que generan sustancias volátiles y componentes sulfurados.

La mayoría de las halitosis tienen su origen en la cavidad oral como uno de los primeros síntomas de un problema de encías, y asociado a una higiene oral escasa, con presencia de placa y sarro.


La prevención de estas patologías nace de la adquisición de un correcto hábito de higiene oral. Para esto, es imprescindible seleccionar el cepillo que mejor se adapte a tu boca y realizar correctamente la técnica del cepillado.

Existen diferentes técnicas del cepillado; nosotros esta semana te proponemos una variante de la Técnica de Bass, la cual presenta la finalidad de eliminar la placa bacteriana depositada en el surco gingival (el espacio existente entre los dientes y las encías).

La técnica de Bass consta de una serie de sencillos pasos:
- Colocar el cabezal del cepillo inclinado, formando un ángulo de 45º, con los filamentos dirigidos hacia las raíces de los dientes.
- Desplazar el cepillo hacia atrás y adelante con movimientos cortos, manteniendo la punta de los filamentos en el surco gingival.
- A continuación, realizar un movimiento de arrastre hacia el extremo de los dientes.
- En la cara interior de los incisivos, colocar el cabezal en forma vertical 


Y tú, ¿cómo te cepillas los dientes? ¿Tienes algún truco especial que quieras compartir con nosotros?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

No te cortes!! Déjanos tu opinión!!