miércoles, 14 de mayo de 2014

La importancia de un buen desayuno

El desayuno es una de las comidas más importantes del día, y generalmente le prestamos muy poca atención. Con el desayuno deberíamos cubrir aproximadamente un 25% de las necesidades calóricas del día, sin embargo son muchos los españoles que no desayunan habitualmente o lo hacen de manera insuficiente.
Esta semana traemos algo ligerito, infografía incluída,  pero no por ello menos importante. Hoy hablamos del desayuno: cómo desayunar correctamente, y los beneficios que nos aporta a nuestra salud.

El desayuno es la primera comida del día, separada de la anterior por muchas horas. Tras estas horas de sueño y ayuno, es fundamental proporcionar al organismo la energía y los nutrientes necesarios para hacer frente a todas las actividades que se realizan durante el día. De otra forma, obligaríamos a nuestro cuerpo a recurrir a sus reservas, lo cual haría que tuvíéramos menos energía y “funcionemos a medio gas”, además de que esta situación favorece la tendencia al ahorro y al sobrepeso y la obesidad.

Está demostrado que las personas que no desayunan, o desayunan poco, tienen un rendimiento y una capacidad de mantener la atención menor que las que sí lo hacen. En la edad escolar esta diferencia puede ser fundamental para conseguir que nuestros hijos aprovechen mejor sus días de colegio.

Así pues, realizar un desayuno completo y equilibrado favorece una mejor distribución del aporte calórico en el resto de comidas y un adecuado aporte de los nutrientes fundamentales para nuestro organismo.

Existen muchas razones por las que las personas no desayunan o no lo hacen correctamente: muchos no tienen sensación de hambre nada más levantarse de la cama, por falta de tiempo para desayunar, somnolencia o para adelgazar (aunque diversos estudios sugieren que las personas que toman desayuno presentan menor prevalencia de obesidad que las que no lo consumen)

En el desayuno, como su nombre indica, se rompe con el ayuno nocturno, y para ello no va a ser suficiente con tomarse un vaso de leche y salir corriendo. El desayuno debe ser completo y equilibrado, por lo que debemos de incluir al menos un alimento de cada uno de estos grupos:

- Lácteos: vaso de leche, yogur, queso…
- Cereales: pan, cereales en copos, galletas, repostería casera…
- Frutas: cualquier tipo de fruta natural entera o en zumo.
- Otros: debemos variarlos cada día y no abusar de ellos: magdalenas, bizcochos, acompañamientos para el pan como aceite de oliva, margarina, mermeladas, embutido…

Ingiriendo un alimento de cada uno de estos grupos conseguiremos un desayuno con una alta calidad nutricional, ya que contienen vitaminas, minerales, proteínas e hidratos de carbono que aportan la energía suficiente para un adecuado rendimiento físico e intelectual.

Y por si aún no os hemos convencido lo suficiente para desayunar correctamente, terminamos con esta infografía que resume los principales beneficios para la salud de un desayuno adecuado:



Que tengáis una feliz semana y muy felices desayunos!! ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

No te cortes!! Déjanos tu opinión!!